La audición y la amplificación

Los implantes cocleares

Las limitaciones y los riesgos

Los recibidores de un implante coclear no pueden someterse a ciertos procedimientos médicos en caso de que más adelante los necesiten. Estos incluyen:

La electricidad estática puede potencialmente dañar los componentes eléctricos del sistema implantado o borrar programas guardados en el procesador de voz. Algunos pasos simples para prevenir que la electricidad estática afecte el procesador serían retirar el procesador mientras el niño juega en toboganes plásticos o pozos con pelotas plásticas (tales como hay en varios restaurantes). Evite contacto con el procesador de voz hasta que usted haya tocado el cuerpo del niño. AL tocar al niño antes que al procesador, usted hará contacto con tierra y evitará pasar la electricidad estática al procesador. Su audiólogo podrá darle otras sugerencias para proteger el procesador de voz de su niño de la electricidad estática.

Los riesgos quirúrgicos incluyen un pequeño riesgo de dañar el nervio facial o la chorda-tympani, dos nervios que pasan por medio del oído. El riesgo de la anestesia que se necesita para la cirugía de implantación, es un poco mayor en infantes y niños pequeños, comparado con los adultos. Algunos pacientes también experimentan una reducción de su función de equilibrio por un corto tiempo después de la operación. Finalmente, un pequeño porcentaje de pacientes implantados han reportado un aumento del zumbido en los oídos (tinnitus) después de la cirugía, en comparación a su experiencia previa.

Existe la posibilidad de que ocurra un problema en la parte interna del implante coclear después de ser injertado. Sin embargo basados en informes de los fabricantes actuales de implantes cocleares, la Tasa de Supervivencia Cumulativa (Cumulative Survival Rate [CSR]) es aproximadamente el 99% después de un año y más de 96% después de tres años. Si ocurriera un problema con los componentes internos, típicamente se retira el aparato defectuoso y es reemplazado con un implante coclear de la más avanzada tecnología disponible. Si la falla del implante coclear ocurre dentro de los 10 años de su implantación, la garantía del fabricante cubrirá todos los gastos para su re-injerto que no sean cubiertos por la compañía de seguros. Si el implante coclear necesita ser reemplazado pasados los 10 primeros años de garantía, el costo es la responsabilidad del individuo y de su compañía de seguros.

La parte injertada del sistema de implante coclear, no es afectada cuando se corre, nada ni otras actividades normales. Se recomiendan precauciones simples para proteger el aparato de golpes y daños. Estos incluyen usar cascos para evitar daños a la parte interna en caso de una caída, cuando se anda en bicicleta, tabla de patinar o patines. El procesador debe ser removido cuando se nada o cuando se participa en otras actividades durante las cuales podría mojarse. Los niños con implantes cocleares pueden participar en todas las actividades comunes de la niñez.